Las pruebas oculares pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer

Durante el desarrollo de un embrión, una porción del cerebro aún en crecimiento se ramifica para formar la retina, una franja de tejido en la parte posterior del ojo. Esto hace que la retina, que está compuesta por varias capas de neuronas, sea una parte del sistema nervioso central. A medida que aumenta la evidencia de que los cambios en el cerebro pueden manifestarse en esta región, los científicos están recurriendo a las retinas como un posible objetivo de detección de los primeros signos de la enfermedad de Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa incurable que afecta a unos seis millones de personas solo en los EE. UU.

Inicialmente, los médicos podían diagnosticar la enfermedad de Alzheimer solo a través de autopsias cerebrales después de la muerte de los pacientes. Sin embargo, desde principios de la década de 2000, los avances en la investigación han hecho posible identificar los signos de la enfermedad y comenzar a investigar el tratamiento, años antes de que aparezcan los primeros síntomas. Hoy en día, la tomografía por emisión de positrones (PET) del cerebro y las pruebas de líquido cefalorraquídeo (LCR), el líquido transparente que rodea el cerebro y la médula espinal, ayudan al diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer en sus primeras etapas.

“Ha habido enormes mejoras en nuestra capacidad para detectar enfermedades tempranas”, dice Peter J. Snyder, neuropsicólogo y neurocientífico de la Universidad de Rhode Island. Pero estos métodos de diagnóstico no siempre están disponibles y pueden ser costosos e invasivos. Las imágenes de PET requieren la inyección de una molécula trazadora radiactiva en el torrente sanguíneo, y el líquido cefalorraquídeo debe extraerse con una aguja insertada entre las vértebras en la espalda. “Necesitamos formas de canalizar a las personas de alto riesgo correctas hacia el proceso de diagnóstico con herramientas de detección de bajo costo que no sean invasivas y fáciles de administrar”, dice Snyder. La retina es un objetivo particularmente atractivo, agrega, porque está estrechamente relacionada con el tejido cerebral y puede examinarse de forma no invasiva a través de la pupila, incluso con métodos que se usan de forma rutinaria para detectar enfermedades oculares.

Un enfoque para la evaluación de la retina tiene como objetivo buscar signos de beta-amiloide, el péptido que se acumula en placas dañinas en los cerebros de las personas con Alzheimer. Los estudios sugieren que este fragmento de proteína también se acumula en la retina, y los investigadores han encontrado evidencia de que puede detectarse allí antes de la aparición de los síntomas.

Lee también:  ¿Podrían las mitocondrias ser la clave para un cerebro sano?

En 2014, Robert Vince y Swati More, del Centro de Diseño de Medicamentos de la Universidad de Minnesota, describieron por primera vez cómo usar un método llamado imagen hiperespectral, que captura una imagen en muchas longitudes de onda de luz diferentes, para identificar agregados de amiloide (grupos de beta-amiloide) en ratones. retinas Luego confirmaron estos grupos en los cerebros de los animales en etapas posteriores de la enfermedad. Desde que informaron por primera vez esos hallazgos, los dos científicos y sus colegas descubrieron que los agregados de amiloide también pueden actuar como un marcador temprano en los ojos humanos.

Desde entonces, el equipo autorizó la técnica a una empresa canadiense de imágenes médicas, RetiSpec, que la combina con un algoritmo de aprendizaje automático que identifica grupos de amiloide en imágenes hiperespectrales. Los investigadores en múltiples instalaciones en América del Norte ahora están realizando ensayos clínicos para examinar la eficacia de esta técnica.

Los hallazgos preliminares de los ensayos, presentados en una conferencia en noviembre pasado, incluyeron a 108 participantes que estaban en riesgo o tenían Alzheimer preclínico o deterioro cognitivo leve, que puede ser un signo temprano de enfermedad neurodegenerativa. Después de comparar las pruebas de detección de retina con los resultados de PET y LCR, los investigadores encontraron que la técnica identificó correctamente a las personas con amiloide cerebral el 86 por ciento de las veces y descartó correctamente a las que no la tenían el 80 por ciento de las veces. Estos resultados son prometedores, dice Sharon Cohen, directora médica del Programa de Memoria de Toronto y líder del ensayo. Se necesitan más datos antes de que esto pueda implementarse como una herramienta de diagnóstico aprobada, agrega Cohen. “Pero creo que ese día llegará”.

Otros investigadores también han informado amiloide en las retinas de personas cuyas exploraciones PET muestran placas amiloides pero que no muestran signos de deterioro cognitivo. El neurocientífico Robert Rissman y sus colegas de la Universidad de California, San Diego, están realizando pruebas de retina en participantes que participan en un ensayo más amplio y en curso de un fármaco de investigación contra el Alzheimer para esta población. Los investigadores midieron el amiloide retiniano en un pequeño estudio de factibilidad de ocho participantes, y ahora están analizando retinas entre un mayor número de pacientes, tanto antes como después del tratamiento. Estos datos pueden iluminar cómo cambia el amiloide retiniano con el tiempo y mostrar si su tratamiento reduce sus niveles, dice Rissman.

Lee también:  Tratar el Alzheimer antes de que se arraigue

Los científicos también se están enfocando en otros signos retinales de la enfermedad de Alzheimer temprana. En un estudio publicado a principios de este año en JAMA Oftalmología, los investigadores informaron que el grosor de la retina se asoció con ciertos aspectos del rendimiento cognitivo. Y el equipo de Snyder ha estado investigando cambios progresivos en la anatomía de la retina, como el encogimiento en ciertas regiones; el trabajo preliminar parece indicar una correlación con la acumulación de amiloide en el cerebro. Snyder y sus colegas ahora están buscando estos y otros biomarcadores basados ​​en la retina, como cambios en los vasos sanguíneos, como parte de un ensayo longitudinal conocido como Atlas of Retinal Imaging in Alzheimer's Study (ARIAS).

Aunque hay una variedad de enfoques para el diagnóstico basado en la retina, Rissman dice que siguen sin probarse en esta etapa. Advierte que hay varias preguntas abiertas, incluso si los agregados de proteínas que detectan los investigadores son en realidad amiloide. Snyder señala que los científicos todavía están debatiendo cuál es el mejor método para identificar la sustancia en las retinas y que los hallazgos de los estudios de imágenes de estos grupos de proteínas a veces han variado de una instalación a otra.

Cohen, sin embargo, dice que "si bien los estudios adicionales de confirmación en diferentes laboratorios... siempre son bienvenidos, existe suficiente evidencia de depósito de amiloide en la retina, por lo que el hallazgo ya no debería estar en disputa".

La detección temprana y el diagnóstico preciso son clave para que las personas sigan el camino correcto de atención y tratamiento, y las herramientas como las imágenes de la retina pueden ayudar tanto a los pacientes como a los médicos en ese viaje, dice Rebecca Edelmayer, directora sénior de participación científica en la Asociación de Alzheimer. Aunque aún no se ha determinado todo el potencial de las imágenes de la retina, agrega, "es un momento realmente interesante en este espacio".

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las pruebas oculares pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer puedes visitar la categoría Neurología.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Daniel Usarralde.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Leer más

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.    Más información
Privacidad