Cómo las personas califican la pizza, los trabajos y las relaciones es sorprendentemente predictivo de su comportamiento

Constantemente nos preguntan cómo nos sentimos acerca de casi todos los aspectos de nuestras vidas. Los cuestionarios emergentes recopilan datos sobre experiencias comunes, como visitas al médico, comidas en restaurantes o viajes a la tienda de teléfonos celulares. E incluso pueden entrometerse en cuestiones más importantes de la vida. ¿Cómo se siente en una escala de, digamos, 1 a 10 acerca de un trabajo, un cónyuge, su salud?

A pesar de la presencia omnipresente de escalas de "me gusta" en todos lados, tales calificaciones desconciertan a los científicos porque son totalmente subjetivas y, por lo tanto, se cree que no tienen una relevancia y precisión claras. Los científicos, como resultado, han tardado en hacer un balance de estas encuestas.

Un nuevo estudio publicado el 3 de octubre en la revista procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) descubrió que los sentimientos humanos se pueden expresar numéricamente con precisión y tienen más poder predictivo sobre cómo nos comportamos que los estudios formales de factores socioeconómicos como los ingresos familiares y la situación laboral. "Estos números 'inventados' en realidad contienen una gran cantidad de información, aunque no sabemos cómo los humanos logran esto", dice el coautor del estudio Andrew Oswald, profesor de economía y ciencias del comportamiento en la Universidad de Warwick.

Oswald y sus colegas recopilaron información de tres grandes conjuntos de datos de casi 700 000 personas en Alemania, Australia y el Reino Unido. A los participantes se les preguntó anualmente durante un período de tres décadas cómo se sentían en una escala numérica sobre su trabajo, cónyuge, salud y hogar. Utilizando los datos recopilados, los investigadores construyeron modelos estadísticos para mostrar cómo se sentían las personas y las acciones que tomaban como resultado de sus sentimientos informados. El estudio encontró que las calificaciones de satisfacción con la vida tenían una relación lineal directa con las acciones que las personas realizan posteriormente. “El documento muestra el vínculo entre los sentimientos que informo hoy y mis acciones mañana”, dice Oswald.

Los participantes que calificaron su satisfacción laboral como 2 de 7, por ejemplo, tenían un 25 por ciento de probabilidad de dejar su trabajo en el próximo trimestre. Aquellos que calificaron su satisfacción laboral con un 6 de 7 tenían solo un 10 por ciento de probabilidad de renunciar. Lo mismo sucedió con otras medidas como el matrimonio, la salud y la vivienda. Del mismo modo, aquellos que calificaron sus matrimonios de forma más baja tenían más probabilidades de divorciarse, y aquellos que calificaron su salud de manera positiva tenían menos probabilidades de terminar en el hospital.

Lee también:  Los peligros del azúcar añadido y cómo reducir su consumo

Investigaciones anteriores también han demostrado que los datos sobre los sentimientos predicen los resultados humanos, pero no de forma tan lineal; el grado de satisfacción o falta de ella sirvió como un buen predictor de acciones futuras. Por ejemplo, un estudio de 2001 publicado en el Revista americana de psiquiatría encontró que aquellos que calificaron numéricamente sus vidas más bajas tenían un mayor riesgo de suicidio durante un período de 20 años. A PNAS Un estudio en coautoría de Oswald en 2012 encontró que la satisfacción con la vida en la adolescencia se correlacionó con mayores ingresos informados en la edad adulta.

Además, la medición humana de los sentimientos va más allá de la psicología y se extiende al ámbito de la economía. Los economistas han criticado previamente los datos de sentimientos porque los consideraban poco científicos y poco confiables. En su lugar, utilizan métricas como el producto interno bruto (PIB) y las tasas de interés para predecir el comportamiento humano. Pero esta nueva investigación muestra que puede ser hora de adoptar más fácilmente los sentimientos en la economía. “Nuestro trabajo proporciona evidencia científica de que el uso de datos sobre los sentimientos es extremadamente valioso y debemos llevarlo al centro de la política económica y social”, dice Oswald. Este estudio mostró que los factores socioeconómicos, incluidos los ingresos familiares, los ingresos relativos, la situación laboral, la propiedad de la vivienda, el tamaño del hogar, la cantidad de hijos, el estado civil y la educación, tenían menos probabilidades de predecir el comportamiento humano que los datos sobre los sentimientos.

Pero si bien el estudio ha demostrado que los números pueden cuantificar los sentimientos, los investigadores todavía están un poco perplejos en cuanto a por qué las estimaciones de sentimientos aparentemente subjetivos pueden ser tan buenos predictores de acciones futuras. Según Oswald, podrían estar en juego varios factores. Los seres humanos están bien versados ​​en el pensamiento comparativo y tienen la capacidad de comparar su propia satisfacción con la vida con la de sus vecinos. “Si has visto una gran montaña, sabes si estás viviendo al lado de una colina o no”, dice Oswald. También estamos acostumbrados a usar dispositivos de medición para otros aspectos de la vida, como la temperatura, la distancia y el peso, por lo que no debería sorprendernos demasiado que podamos medir nuestros sentimientos con una precisión similar para eventos que definen la vida, como relaciones y una carrera. “Los humanos de alguna manera son capaces de mirar dentro de sí mismos y saber intuitivamente cómo escalar sus sentimientos con los demás para que puedan llegar a números que sean verdaderamente significativos”, dice Oswald.

Lee también:  Remedios Caseros para la Hipertensión

El coautor del estudio, Caspar Kaiser, investigador del Centro de Investigación del Bienestar de la Universidad de Oxford, dice que también puede deberse a que ejercitamos estos músculos mentales todos los días. Comunicamos nuestros sentimientos todo el tiempo, y lo hacemos a escala. Esta podría ser la razón por la que aparece en los datos con mayor precisión que en los marcadores objetivos. “En estos días, se nos pide que califiquemos casi todo, desde películas hasta restaurantes y podcasts, y esto es solo una extensión de algo que ya estamos haciendo”, dice.

Ori Heffetz, profesor de economía en la Universidad de Cornell y la Universidad Hebrea de Jerusalén, que no participó en el estudio, dice que esta investigación muestra que los datos sobre los sentimientos no deben subestimarse, incluso si son más difíciles de estudiar. “Como economistas, es fácil contar dinero, pero debemos estudiar lo que es importante, no solo lo que es fácil. Los científicos que ignoran esto lo hacen bajo su propio riesgo”, dice. “Si quieres comprender el comportamiento de las personas, debes comprender sus percepciones, sentimientos y expectativas sobre su propia realidad”.

De cara al futuro, Kaiser espera que estos mismos datos puedan estudiarse en países de bajos ingresos para que puedan aplicarse universalmente a lugares con diversos niveles de desarrollo económico. Pero más que nada le interesa estudiar por qué los sentimientos funcionan tan bien. “Aunque sabemos que los humanos tienen una notable capacidad para codificar sus sentimientos a lo largo de una escala cardinal, todavía no sabemos con certeza cómo se hace”, dice.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo las personas califican la pizza, los trabajos y las relaciones es sorprendentemente predictivo de su comportamiento puedes visitar la categoría Nutrición.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Daniel Usarralde.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Leer más

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.    Más información
Privacidad